Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio. ______________Federico García Lorca

jueves, 28 de febrero de 2013

El molino




El molino fecundó la tierra,

le sirvió en sueños los secretos de la vida,

cada mañana silbaba canciones

de viento, valentía y generosidad.

Los días se hacían cadencia entre las aspas

que siempre volvían al sol de su rostro

inspeccionando el milagro.

Pasaban lentos los silencios

que los árboles respetaban,

que se hacían agua en tu oído deseoso de secretos.

Silencios que eran de un celeste abierto entre horizontes,

espesos y seguros de sí mismos,

silencios de procesión.

Secretos.

La confesión que daba el molino, le quemaba en la piel,

en los muslos, en la lozanía de los pechos nuevos,

el chirriar de los hierros sacudidos por el viento,

se parecía al ruido de las cadenas

que ataban su deseo.

Esa tarde el tanque le hizo el amor por última vez,

se fue hundiendo, el molino traspiraba al mismo tiempo

alivio, pesar y resignación,

su cuerpo desnudo fue haciéndose vida en el agua

y muerte en la amarga tarde que la bebía.




miércoles, 27 de febrero de 2013

Niño de todos




El cordón de la vereda fue hogar de la mariposa,

límite entre la soledad y los braquitos de papel

que navegaba cuando no había sido arrebatado del sueño,

del carnaval de las tardes anaranjadas y

de una niñez interrumpida por el hambre.

Niño que siendo niño, enfundado en soldaditos

de ilusión, lucha contra todos,

contra noches de mórbido antifaz,

de horas sin final, horas

sin un pedacito de frío que esconder,

niño que lucha contra vos, contra mi,

contra la avaricia que ayer le robó el último bostezo

y en la televisión de los grandes almacenes,

por cadena nacional, se muestra poderosa,

lucha por saber por que lucha,

tiene miedo, ya vivió cinco o seis vidas

cuando todavía no pasó los nueve,

lucha por no ser tu indiferencia,

por que llega a la puerta del taxi,

por que sus ojitos lloran un tiempo de

café con leche y medias lunas que dejó

el hijo de alguien en la mesa de un bar,

lucha por que ellos se olvidaron lo que prometieron,

lucha por que la comodidad nos

arrebató los niños que nos nacieron dentro,

lucha atormentado, lleno de rabia y de temor.

Amanece antes que el sol todos los días

para asegurarse que éste no se haya convertido

en el barrilete que un día en el medio del atardecer

se lo va a llevar de este infierno.



martes, 26 de febrero de 2013

Invierno



La mansedumbre de la canción se hizo vestido

para alcanzar tu piel desnuda,

inmortalizada en el invierno

que estrenó copas y dioses en tu cuerpo,

que se soñó escudo, danza ritual, caramelo de miel,

que distrajo los temblores, los cálidos temblores

de tu gemido infinito y

se los repartió como abrazos, en los rincones

engarzados de tiempo que formaban tu cuerpo,

invierno que se hizo rencor del verde

en la gramilla que solía besar los sueños

de caserón que tenia tu noche inquieta,

invierno que lloraba en ojos impropios,

en ojos descarriados,

ojos a los que ver les daba pánico y

necesitaban emborrachar la lágrima

que cada noche se posaba en la ventana y

se hacia sed de las palomas y diamante en los vidrios

de un invierno,

que se hizo vuelo en tu pelo y

desapareció junto a vos en la foto,

que anoche revolviendo cajones

resucitó desafiante entre mis libros.




lunes, 25 de febrero de 2013

La palabra



La palabra esta mañana se equivoca y

no trabaja de palabra,

no se piensa palabra,

no ruge en el horizonte, tiene vergüenza,

tiene miedo de añejarse en cubas

de desolación y olvido,

conjura penas de otros tiempos

haciéndose grito intolerante,

haciéndose burla en la vejes,

la palabra duele en los grises,

en las renuncias de soles libertarios,

la palabra se cuestiona el porqué ya no

cuestiona,

el silencio que la hace palabra

ya no cree en ella,

se ve desnuda ante el altar de la pasión,

duda, tiene miedo al ruego susurrante,

a la mirada que la silencia en las misas,

no tiene Dios,

se maldice por haber sido la espada y

la cruz de un genocidio,

por no haber salido de mi boca cuando

dijiste adiós,

por no haber estallado en rabia

esa madrugada de marzo

en que solo fue comunicado,

desolación, y masacre,

la palabra muchas veces se cansa y

se hace llanto en las tarde de lluvia,

duda del hecho de ser palabra y

maldice el frío que la trajo tiritando

la noche que en tu boca fue milagro y redención.




domingo, 24 de febrero de 2013

Sr. cajero




Buenos días señor cajero,

las incautas alegrías de mi oficio de alegre

vinieron esta mañana a decirme que

hoy era fecha de vencimiento de su crédito,

dos mil sonrisas a pagar en veinte años,

ya me las gasté y recién empiezo a pagar el crédito,

bastardo crédito, usurero crédito, cara dura crédito,

crédito que malversa los fondos de mi corazón,

que sugiere fechas de vencimientos,

como si eso de por sí eso no fuera indigno y

no bastara para que caduque en tiempo y forma,

como si usted no supiera que mañana llega el invierno,

no debe saber,

se ve que a usted también se le gastaron las sonrisas,

no va a querer pedir un crédito, hágame caso

yo sé lo que es, que le tiemblen los bolsillos

llenos de lágrimas que jamás serán sonrisas

que miran indiscretas y hambrientas las comisuras de sus labios,

los de ella señor cajero, no los suyos,

que maduran panes en la desesperanza del hambre,

un hambre que llora pedacitos de tiempos,

de ilusiones con vos, con mis sonrisas verdaderas,

las del milagro de las tardecitas de mate y torta fritas,

yo sé señor cajero lo que es mendigar un pedacito de cielo,

un lugar tranquilo y feliz donde amanecer la libertad de una sonrisa,

donde sentir los tibios ocasos anclar en tu pecho y

partir este rostro mustio de créditos

en fabulosos estallidos de carcajadas,

señor cajero,


vallase al carajo.



sábado, 23 de febrero de 2013

La plaza




Nariz roja, sonrisa amplia, el corazón en cada mariposa y

te entrega a cambio de un pedacito de tu trabajo,

la razón de las margaritas encerradas en los globos.

El sol recorta la tarde y la plaza en dos,

de un lado la emoción y los gritos

y del otro estas vos

tratando de decir, revolviendo enciclopedias

juntando bellísimas palabras sin poder con ellas

decir nada.

El sol ya besa el tapial de la casa de al lado,

el arrullo de las palomas, sutil, austero,

se recorta en sueños de copos de azúcar,

al descuido del niño, se le suma la irremediable desolación

y tus palabras, cada vez mas desnudas, sueñan,

se creen capaces de martillar los clavos del futuro.

Amontonando pasos, el amor dice que sí en

los labios de la niña y él estalla en anarquía de silencios

y corre por el pasto sin saber a que dios adorar primero

y vos sin decir nada.

Manadas de voluntades caminan por las vereditas 

y se someten al escrutinio inescrupuloso de la fuente,

sin saber jamás quien saldrá ganador entre ellos y

el deseo, anónimo, susurrado, esperanzador deseo,

deseo que los barriletes desde el aire parecen adivinar

y hacen sonrojar impiadosamente a la muchacha.

La noche y los relámpagos  se arrodillan ante la plaza 

la lluvia recoge los frutos de las risas,

la plaza termina la función 

y vos sin decir nada.


viernes, 22 de febrero de 2013

Frío



Creer en el frío y acariciar los

azules días de la ciudad,

disfrutar de los gorriones que parecen,

a cada salto, encogerse

de angustia y de frío.

Ver el árbol que existe desde

hace cuatro vidas, estremecerse

al calor de tu caricia,

sentir el olor a dulce de leche de la nona

que llega a decirnos que el amor también

se cocina a fuego lento.

Las palabras tienen otra textura, se cobijan y

buscan refugio en tu corazón

donde el frió tiene veda.

Buscar futuro en tus labios,

en el fuego que crepita

desde la chimenea a vos,

con el frió recorriéndote torpemente

y rozándote los pechos, endureciéndote

la mirada y los pezones

hasta que la risa explota en chocolates

y manchas en los labios.

Anticiparse a la ternura de tu noche

volando desnudo hacia los soles

que se escapan de abajo de tu frazada

y vivir lo que le queda de los días

respirándote.
 




jueves, 21 de febrero de 2013

Referencias



Vos allá , yo de este otro lado más acá

y en el medio,

la metralla de la vieja estación,

la agonía que nos mira sin atreverse a reírse,

la pausa sublime de " la ser ",

siempre fue femenina la existencia.

Vos allá, yo de este otro lado más acá

y en el medio,

los mendrugos que desecha tu amor,

las azucenas que florecieron ayer,

los patios que detestan a las azucenas

y el viejo que anoche te toco el culo.

Vos allá, yo de este otro lado más acá

y en el medio,

un pedazo de eternidad que no

quiere ser medio

ni tampoco jugar a separar almas

agrietadas por el cansancio y las resacas

de las noches sin días.

Vos allá, yo de este otro lado más acá

y en el medio,

un pedacito de universo suspendido

entre tu amor y mi amor,

un no espacio, un no lugar,

un no me llames mas.

Vos allá, yo de este otro lado más acá

y en el medio,

sombras de desiertos sin oasis,

jardines que odian las flores en las mañanas,

abrazos sin brazos felices.

Vos allá, yo de este otro lado más acá

y en el medio,

ya no queda nada , ya dejó de ser medio,

ya barrieron el piso

y el humo del cigarrillo dibujó tu huida.





miércoles, 20 de febrero de 2013

La tarde



La tarde teje sueños en tu cintura

los actores se reclaman protagonismo en televisión

y una llovizna diminuta , sigilosa, se filtra desde el alma

a tus ojos sorprendidos de ternura.

La llovizna no sabe de permisos, de treguas,

se le ilumina el rostro cuando adivina tu piel,

se sueña lluvia, pero sabe que su filo de hielo

se clava mejor en los corazones,

que bajo el apremio de la impaciencia,

se desbandan por la calle.

Los cementerios se desdibujan atrás del vidrio

y los arboles se van acuarelando en el recuerdo

y se besan unos con otros en un verde de ilusión.

Son las cornetas de los churreros, la que dan

inicio al rito de la tarde

y de mortal herida el mediodía cae refunfuñando su despedida.

Se susurran las maldiciones

y la tibieza se alimenta de los presentes

dando el color del sol que hoy no vino.

La tarde se abraza a los vértices de tu sonrisa

y se cruza de piernas sobre un tronco mojado

a esperar ser noche .





martes, 19 de febrero de 2013

Tus imágenes



Tu imagen tuya se arremanga en deseos en tu imagen mía,

deseos de noche sedienta de piel y luciérnagas

deseos que se arrebatan por llegar a vos y a mi.

Tu imagen tuya va al bar a buscar a tu imagen mía,

se inundan las dudas de licores irremediablemente impúdicos

licores que son resaca de mí y frenesí de vos.

Tu imagen tuya es la pordiosera que hace la elegancia de tu imagen mía,

no sabe que muriendo de telas se hace eternidad tu desnudo,

desnudo que perfecciona la sencillez de tu cuerpo.

Tu imagen tuya esta atada a los candados que viola tu imagen mía,

tiene miedo de resucitar cada tarde en los parpados abiertos de la vida

tiene miedo de sentir, de soñar el futuro con los pies descalzos.

Tu imagen tuya me mira, se disfraza de atardecer y se hace noche en tu imagen mía,

se entrecruzan las miradas y se unen al otro día, a la tarde,

cuando por fin tomamos mate.




lunes, 18 de febrero de 2013

Sos




Sos vendimia en apogeo

sos silencio entre cartones dibujados

sos ese hola apresurado y

la evidencia del susurro

la dimensión de mi reflejo

sos carne y terciopelo

la vida tomando sol en la terraza

la aurora tímida de mis días

sos perfume a maravilla en mi almohada

sos la taza de café caliente en la mañana

sos las costumbres de mis mayores

un rayo de sol entre las manos y

un milagro que busca su pasado de ruego y

desconcierto

sos grito en la penumbra

sos carta de despedida y emoción en la garganta

sos mariposa en vuelo

la risa que te despierta del sueño y

la caricia que amenaza a la escarcha

la semilla que rompe la tierra

la vida caminando por la vereda y

mostrándome la orilla del río

sos la metáfora que surca la madrugada y

me acaricia la cabeza

sos la miel dibujando en  la leche tibia

la mirada cómplice y seducida

sos mi esperanza con traje de mujer.




sábado, 16 de febrero de 2013

Desaparecidos





Quieren gritar sus verdades y sueñan con revoluciones.

Embarrados de ausencia van a las manifestaciones sin cadenas,

se presentan a candidato a amanecer,

me hablan al oído y me cuentan sus amores,

no saben donde sentarse a llorar,

no tienen lugares donde ser olvido.

Me toman de la mano en esta tarde

y me escriben nombres en la espalda.

No ser ayer es su plegaria,

ponerle apellidos a los números.

Dibujados en la tarde buscan ansiosos

la memoria, 

la tuya, la mía, la nuestra,

la de un pueblo que se estremece

en los corazones del pasado

y gime en cada instante de desolación.





viernes, 15 de febrero de 2013

Hola




La breve textura del hambre

se hace sueño en tu cielo de pan.

Florecen las primaveras en las paredes

transpiradas de tu recuerdo  y

las gotas de esperanzas rosadas de ternura

se aferran a mi frente.

Conjurar espera con cielo, sol y maravilla.

Un asombroso descuido en tu mirada

y se endulza un sueño de caricias.

Los bronces de mi orquesta entran al unísono

al abrirse en luces tu sonrisa.

Correr al revés de los días para alcanzar el susurro

de tu vuelta y regresar al enmarañado minuto

de aquel instante en que dijiste hola.






jueves, 14 de febrero de 2013

Carnaval





Desenterraron el “pujllay".

En el aire las partículas de tus sueños

amenazan con ser felicidad en mi pecho,

días de júbilo y estallidos,

de diablos borrachos rescatando los colores del monte

para pintarse los ojos de noche eterna,

de suspiros y lejanía,

de un te quiero disfrazado en la boca del olvido.

Desenterraron el “pujllay,”

por unos días la libertad se disfraza de mujer,

de identidad, de reconocerse en la piel del otro.

Días de risas y elogios a tu universo dibujado en  acuarelas,

los diablos juegan

y entre los suspiros de las casitas bajas,

se creen parte de Dios.

No piensan el volver al monte,

fantasean con que un día se olviden del entierro

y poder reinar para siempre en tu mirada.







Entrada




Rugían  los espíritus alborotados por el ruido negro de tus ojos

el salón se difuminó y se mimetizó

 con el aire que cortaba tu suelo al caminar,

la noche era una invitada a la fiesta de tu espalda desnuda,

las caricias de la seda y el embrujo de tu piel,

suave, diminuta y feliz,

construían el amanecer de tu cuerpo.

Deslumbradas de luz las miradas susurraban tu nombre,

intentaban tocarte y

 gozaban de tu imagen

que era envidia de mis musas.

Tu ser en un descuido inventó el tiempo,

se  baño en eternidad

cruzo la puerta y se soltó el pelo. 





La prisión




La prisión , soberana, austera, silenciosa,

herida de gris

de tiempo,

se precipita temblorosamente hacia tu alma

que se prostituye

por dos ramilletes de alegrías falsas

y una mirada,

sin dueño.

La prisión se dibuja en tu sentir,

se hace vuelo en las ilusiones  que vendía  el arlequín

las tardes añoradas de la plaza.

Una prisión misteriosa, sin memoria, 

una prisión que ignora las cadenas que la construyen y

también Te, construyen.

Los abismos de tus recuerdos que bailan entre plegarias llenas de espinas

luchan para que mañana caigan seducidos tus sueños carmesí y

malgastan los poco soles que le quedan  a tu mirada,

sin siquiera ponerse a pensar que un domingo 

desnuda y suave

romperás  las cadenas en amaneceres color ocre y futuro.






miércoles, 13 de febrero de 2013

Vértigo








El agua rompe estruendosamente

contra la roca donde tu mente se refugia,

donde intenta conciliar con tu memoria,

con tus melodías,

con los arañazos rojos y febriles de los recuerdos,

con la espina silenciosa de la duda,

con tu sexo dibujado entre tus manos.

Conciliar noches tormentosas con

risas cayendo en las tazas de café

y sentir la maravilla de sobrevivir a la soledad,

sobrevivir en ese instante justo antes de la desolación,

de llamados oscuros de melancolía,

llamados que cuestionan los amaneceres que tu cielo dibuja.

y sentarse en cuclillas a

ver amontonándose en la fila del cine,

actores ávidos por creerse el cuentito que proyecta

tu sonrisa.  





viernes, 8 de febrero de 2013

Silencio





Silencio rítmico que musicaliza tus días,

silencio que se refugia en los dobladillos

de las polleras gastadas de tus noches,

silencio que se imagina manifestación, grito de furia,

que sueña tocarte los labios y sentirse gigante

en tu memoria.

Silencio que tuvo miedo cuando él enfureció,

silencio en la caricia establecida en tu alma,

silencio también cómplice de la broma,

silencio que le hace cosquillas a tu sonrisa,

silencio que un día fue milagro y

otro estúpido suicidio.

Silencio que digo que no.

Silencio que te brilla en los ojos y en ocasiones

limita con adioses retenidos en el alma,

silencio que digo que sí,

silencio que tanto abruma como endulza,

silencio negro de inmediatez.

Silencio que es silencio porque un día

fue hermosa palabra.




miércoles, 6 de febrero de 2013

La espera






Tejiste las ilusiones de la tarde con hilo zigzag,

en el vuelo azul de tu mirada, era rústico el ayer y

colmado de audacia el camino hacia el pasado mañana.

El color de los frasquitos pintaba tu espera,

espera que tenía vivos de azul celeste oliendo a jacarandá.

Una espera sonriente de aromas que prolijamente te encargaste

de esparcir en la habitación y tu mente.

Aromas de mujer,

aromas a pensamiento en claro oscuro,

a ilusión caminando en la cuerda floja, pero consiente que al otro lado

si llegabas, estaba el destino de brazos abiertos.

Un destino que no usaba saco ni corbata,

un destino suelto, enamorado de las flores que acariciaban tu pelo,

un destino que hace planes sin sueños de hormigón,

errante, dueño del tiempo y

las gotas de rocío que disfrazan la venida de tus  días.

Un destino que se agachaba atrás de la puerta con vos

a esperar que él ,

 tocara el timbre.





martes, 5 de febrero de 2013

El chocolate





Patinando, como resistiéndose a caer

el chocolate dio  el último intento de agónico abrazo,

antes de ser,

antes de reencarnarse en leche,

tibia, dulce, melancólica,

 heredera de un otoño frío y cobrizo,

de manos tiernas y lluviosas,

de un otoño que le hablaba al oído a los abrazos,

que se alimentaba en el crepitar de la leña.

El chocolate conservaba el perfume a bondad

que tenían sus manos, futuros de caricias.

Su calor,

 el de ella y el del chocolate

llenaban el pecho y hacían que el cuerpo

resistiera pletórico de vida.

El chocolate que un día perfumó de risas la cara del niño

El chocolate que soñaba héroes y los sentaba en la mesa

los días de miedo y abismo

Ese chocolate que endulzaba tanto amores,

 como sueños, como lágrimas escondidas en la tarde,

vino hoy a recoger mis recuerdos.





domingo, 3 de febrero de 2013

La siesta





El almuerzo llegando a su fin

reconoce el postre como aviso dulce del futuro.

Las voces cansadas intentan acariciar el sueño del silencio.

El día se baña en tarde,

sórdida, ahogada, calurosa,

 las chicharras parecen entender el ritual

y lanzan el último grito que avisa que por unas horas se entregarán

al embrujo de la tradición.

Los árboles se doblan en la vereda intentando acariciar  la ventana

y perdonando al viento que un tiempo atrás los desafió,

y sin hacer mucho ruido, intentan llamarlo sin éxito.

El verano implacable se jacta de su poderío.

Por lo lejos se filtra el llanto de un niño,

obligado por los espíritu de sus ancestros

a ejecutar las ordenes oníricas de la matiné,

de golpe el silencio empieza a corroer las almas

que no prepararon la partida,

las imágenes giran arremolinadamente sobre

el silencio que te lastima la piel

y el mundo se transforma inexorablemente en siesta.






sábado, 2 de febrero de 2013

Final del viaje





El vino atravesaba la memoria del valle,

los yuyos  del camino se afanaban  en rasguños para

mis pies y tu  alma.

El presente borracho por la idea de ser recuerdo

lloraba sobre el pecho de ese último atardecer,

el color noche de a poco se entregaba a ser montes,

espinillos, lamentos de pájaros llenos de miedo,

miedo como el de tu cielo,  enmudecido en tu boca

sonrisa forzada por la fugacidad  

de la broma.

El olor a despedida y a futuro

se llenaba de incertidumbre y abismo,

de quieto perfume a tierra,

de abrazos y bendiciones,

de besos cargados de tristeza.

Y poco a poco 

la lejanía desparramándose en el vidrio de atrás del coche.








viernes, 1 de febrero de 2013

Hacia





Hacia tus pechos vírgenes de vida.

Hacia el interior de tu mirada.

Hacia el dolor amortiguado,

 por la fuerza que hace tu distancia tratando de navegar en contracorriente.

Hacia los azules que dibuja el frío en la ventana del bar.

Hacia las fragancias desparramadas de los sueños que perdiste.

Hacia ese lado intento que naufraguen los cuentos de mi alma y

se pongan a gritar las verdades de tu piel.

Hacia un horizonte traspapelado en líneas de rojo oscuro.

Hacia la incertidumbre de las caricias atormentadas de visiones.

Hacia los descansos dulces de arrepentidas escaleras

que no saben donde queda el cielo.

Hacia las despedidas que acarician tus mentiras,

mentiras de pan rallado y mermelada,

mentiras de todos los días,

mentiras vestidas de entre-casa,

mentiras que de tan simple y tan pueriles

terminan por,

una mañana de escarcha,

deshacernos  entre tostadas y café con leche. 




Nostalgia






Me gustaría poder hablar los diferentes idiomas de la nostalgia

saber como llega acariciando lo que falta.

Saber como se llama las noches que no quiere ser llamada

y que se desdibuja tratando de esconderse en la melancolía.

Me gustaría acariciar su piel desnuda y

 hacer que sienta que es bienvenida.

Me gustaría que bebiese de mi copa

y poder saberle los secretos, los abismos, las flaquezas

la pena mas antigua.

Acorralarla contra los discos y mentirle que la amo,

que me ayude a vestirme con esa ropa vieja que usa ella,

recordarle las alegrías falsas de la multitud

y en un descuido, tomarla de la cintura,

acariciarle suavemente el cabello y besarla en la boca 

sin que se de cuenta que hoy  es domingo. 





ESTAS SON LAS POESÍAS MÁS LEÍDAS, TE INVITO A QUE LES DES UN VISTAZO

Mas populares