Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio. ______________Federico García Lorca

domingo, 31 de marzo de 2013

Me mira



La muerte mira desde su soberbia,

se sabe ganadora y hasta se disfraza de canción,

camina a mis espaldas ,

y pasa de nuevo y vuelve a pasar

y no sabe que esa noche que llegó la vi desnuda.

Sé como se estremece al hacer su trabajo,

sé como despacio y sin tiempo, envuelve

su orgullo de madre y lo saca de la cuna,

sé como en la penúltima medida de whisky

les acercó las llaves del auto.

La muerte mira desde su soberbia,

y hasta intenta que me excite mostrándome sus pechos

caídos de amamantar tanto mal.

No sabe lo que es desfallecer entre las piernas de una mujer

y volver a vivir en el medio de la noche y su sonrisa,

no sabe lo que es ser iluminado por el primer rayo de luz de la mañana

y abrasarse con la brisa fresca que viene de la playa,

y así y todo me mira y se ríe,

me estira la mano,

me quiere convencer

pero mirándola a los ojos escribo,

y sigo escribiendo cada noche,

ella también sabe,

que mientras me queden palabras por decir,

estoy a salvo.
   



sábado, 30 de marzo de 2013

Te extraño



Me arde la necesidad de vos,

siento tu imagen dentro de la imagen que imagino y

casi puedo sentirte, respirarte,

casi puedo escuchar tu corazón marchando

al ritmo de tus ojos a cada sueño mas vivos,

casi se me olvidó tu voz, que ya solo habla en mi alma,

casi me despierto en la mañana que lloviste y

mojaste mi piso, mis uvas, mis amaneceres.

Regalaste un abril en blanco y negro y

los meses balbuceados entre tus labios

se hicieron dulce melancolía, en nubes de piel y rosas.

Que lejana estás, a cuantos abrazos de distancia

te paraste a mirar el río

la tarde en que saliste corriendo desesperadamente

hacia tu verdad de telas y mariposas.




viernes, 29 de marzo de 2013

Tu cuerpo



Planificaré una revolución en tu cuerpo,

una primer columna atacará tus pechos,

y la segunda irá preparando el camino

para la entrada en tus capitales.

Buscaré ayuda entre los habitantes de tu piel

e iniciaré una reforma agraria en tu ombligo,

mi boca combatirá la dictadura de tus besos

para que los redistribuyas en todo mi cuerpo

y habrá amor para todos

y el sol se despertará para verte

entre fusiles y esperanzas,

entre tus te quiero y una estrella en el medio de tu vientre,

entre la locura y la fascinación,

entre mis cielos y tus tardes,

entre un discurso lleno de gloria y

una mirada de esas con que habilitas la noche.

Triunfará mi revolución en tu cuerpo y en tu alma

y la cama nos envolverá hasta la victoria siempre.



jueves, 28 de marzo de 2013

Se quejan



Llueve mucho,

la noche pide deseos de noche y

la ventana tiene miedo y 

tiembla en medio de la tormenta,

yo me acerco a la ventana titubeando y

la escucho quejare airosamente y

ruge con la fuerza que soñó tu amor

cuando tu amor todavía soñaba,

no solo se queja la ventana 

toda la casa se queja,

los vecinos se quejan,

ayer vino una mujer hermosa a quejare

de lo feo que soy cuando llueve,

hay muchos quejándose de los que se quejan y

las plantas se quejan de los tallos y

los tallos de las flores y 

las flores se quejan por que no le gustaron las fragancias asignadas

en el concilio de flores del año pasado,

el sexo se queja, 

mi sexo se queja,

la mochila que te compraste haciendo juego con tu vida

anoche irrumpió en llantos mientras se quejaba y 

la maestra que me enseñó a escribir la palabra queja

se jubiló quejándose de la directora

que se le quejaba todas las tarde a mi mamá.

El cartero se queja, y con razón se queja 

ya nadie escribe cartas de amor

ya nadie tiembla y llora sobre un papel, 

las cartas ahora solo son para quejarse

y para preguntarle al servicio meteorológico

por que hace 6 noches y un día que no deja de llover.  



miércoles, 27 de marzo de 2013

La soledad



La soledad se esconde en el ropero,

se mira en los espejos que voy a mirarme después

y me deja pistas,

quiere que la encuentre tendida en la playa

y le haga el amor

violentamente, frenéticamente,

que le haga el amor y la sienta en todo mi ser,

la sienta estremecerse  y

al tiempo que me hace suyo,

me muerde los labios.

La soledad no me dice sus nombres

aunque quiere ser llamada a gritos,

un día se llama vida, otro amigos,

mañana se disfraza de pantomima

y pintada de blanco, dice llamarse Sofía.

La soledad sabe que me gusta y yo le gusto

nos gustamos desde que no estábamos ni viejos ni solos,

fue amor a primera vista,

a primera vez,

a primera mujer.

La soledad se pasea desnuda por los rincones de la vida

y va dejando huellas en los minutos con carmín,

con perfumes a siempre, a nadas,

a piel desgarrada en la penúltima muerte camino a casa,

se pone mascaras, rostros de solos y desolados,

de mujeres y de vos.

Llegará el día que solo le quede verse como soledad

y pueda ella sentirse sola.



martes, 26 de marzo de 2013

La mañana



La mañana llegó de golpe y sin avisar

traicionando el sueño y la ilusión, 

llevándose la estela de tú rostro en grises de ayer, 

dejándote cada vez más lejos de lo lejos,  

introduciéndote en una nube de cenizas de 

abedules acostumbrados a dar la sombra equivocada y 

la posibilidad de la palabra equivocada.

Paradoja de nosotros la mañana, 

tanto me trae como me aleja

te trae como te aleja, 

suele ser delirio de sombras y pájaros, como 

réquiem de tu visita y perfume de tu huida.

La mañana, ¿ no sabe que es mañana ?

La mañana llegó de golpe y sin avisar, 

surcó la noche violentando los segundos que 

se refugiaban al calor de tu sexo,

la mañana me alejó y me robó tu aliento y mi aliento,

tus rabietas con el pelo,

tu cintura midiendo la separación de mis manos y mi sexo,

la mañana hizo desaparecer tu imagen y tu vida .




lunes, 25 de marzo de 2013

Una palabra




Tibieza.

Piel.

Tuya.

Noche.

Mía.

Amé.

Amaste.

Amor.

Miedo.

Amamos.

Cuerpos.

Amor.

Manos.

Cúpula.

Nosotros.

Cópula.

Vos.

Frío.

Invierno.

Unión.

Piel.

Tibieza.

Volver.

Sudor.

Miradas.

Satisfacción.

Cigarrillos.

Sonrisas.

Cansancio.

Satisfacción.

Feliz.

Colmados.

Sueños.

Risas.

Miradas.

Compartir.

Placer.

Extenuados.

Sonrientes.

Claridad.

Ventana

y un día más amanece en la ciudad cubriéndonos de luz y cielo.



domingo, 24 de marzo de 2013

Pensarte



Tratando de pensarte,

primero intenté pensarte toda,

una, pensarte completa, desafiante,

pensarte vestida de vos y piel,

de vos y desnudez,

pero era como pensar

que hay después del final del universo.

Intenté pensarte por partes, pero

tu pelo echó a volar siguiendo una palabra,

tus labios se desarmaron en la tibieza de un susurro y

mi ser se llenó de noche y mirada cuando abriste tus pechos en mí.

Seguí por tu estomago, el hueco infinito de tu ombligo,

llegué a tu sexo y

abolí las medidas en tus piernas

y en las líneas de tus pies que eran paralelas a tus manos,

lo inmensurable de tu cuerpo

se desnudaba en mí

a cada segundo de vos

y mas que pensar

te podía oler, te podía sentir

te podía ver haciéndote fuego en  la alborada

y evocar tu maravilla,

pero el pensamiento no llega a comprender

el rose de tus ojos mirando el río,

la plenitud de tu sonoriza haciéndose pájaro en la mañana

el pensamiento, entera o por partes

no siente el calor de tus muslos

el alma estremecerse cuando tus uñas recorrían mi espalda

tratando de tenerte te pensé

y no pensé que te había perdido la mañana

en que no pensé.



sábado, 23 de marzo de 2013

Te vi volar



Te vi volar

y no era para mí

vi, como

de cielo en cielo subías escalones

negros y profundos.

Te vi volar

y no pude remontar vuelo

ya no tengo alas,

me acuerdo como las marionetas

se movían ayer en el telón de tu cuerpo

y ya no puedo creer hoy en sus sueños

en sus cuentos de hadas y no tan hadas

y ya no puedo bailar al ritmo de sus castañuelas.

Te vi volar hacia un cielo en medio día

e incendiarte en sol

y horizonte

y rojo

y sangre

y desesperación.

Te vi volar




viernes, 22 de marzo de 2013

Atardecer




                                                                                                   a la Pachamama


En el sosiego,

en la plenitud,

en la brisa verde de la caricia,

se apagan lenta y melodiosamente

los hidalgos caballeros del día,

para dar paso en sepulcral silencio

a eso que un día inventaste en tu vientre,

puliste en tu mirada,

y llenaste de naturaleza en tus besos.

Secretamente los grillos esperan su turno y

los castillos reciben a sus pájaros

en lenta pero irremediable armonía.

Dos reflejos de sus ojos resisten.

En el aire el silencio se hace zumbido,

poco a poco las figuras

se agigantan, se deforman y

son fagocitadas por sus destino de imagen.

Lento pero como lento, inexorable

detona  el milagro.

Sin darnos cuenta se hace la noche en el medio del campo




jueves, 21 de marzo de 2013

Sacrificio



Desdeñado por su propio yo

no se arremangaba las ilusiones

para cruzar su río,

no se sentía capaz de ser él

quién venciera los azares de su cuello

y los encarcelara en sus sueños,

o cual boticario melancólico

los hiciera frasquitos de tenue color.

La duda era en su pecho cada vez mas duda,

su cintura se ajustaba a todos los talles de su mente

y dos rincones despiadados de insolencia

se desmayaban sintiendo las alucinaciones de su piel

entregando el destino y su memoria.

Hacía de la tarde un purgatorio

hasta que la noche llegaba y recogía los pedazos

que cuidadosamente ella

había dispuesto de dos en dos

en la antesala del ayer.



miércoles, 20 de marzo de 2013

Las miradas



Miré por la ventana y solo se veía una ventana

y dentro 

una mujer mirando por la ventana.

¿Será el mismo tiempo para una mirada que para la otra ?,

lo relativo de la relatividad es que sea relativa 

y suponiendo un áspero cansancio en la mirada de la mujer que mira 

debemos suponer que al mirar  ¿ve una ventana?

y dentro 

¿una hombre mirando por la ventana ?

La mirada envalentonada cruzó la calle 

y sin mitigar la velocidad

rompió en furia adentro de su mirada,

se abrazó a las paredes que sostenían la ventana

mí ventana y la ventana de la mujer  

y emulando a Sansón rompió las columnas del templo de 

de mí cuerpo y su cuerpo.

Vibró en la vibración de los que vibran cuando 

vibra la emoción. 

Si usted hubiera visto las miradas charlando ,

siendo la mirada de ella cortejada por la mía 

y la mirada mía diciéndole su belleza en tres idiomas  

y la mirada de ella bajando las pestañas en claro síntoma de rubor

y la mía dándose cuenta de lo ordinaria que puede ser 

cuando se viste de mirada rústica, y se quiere hacer pasar por galán.

Habrase visto miradas tan entregadas a la entrega,

la mirada de ella ofrecía la última torta frita 

y la mirada mía se imaginaba el mundo, 

y de pronto la mirada mía estiró los labios  

y logró robarle la tarde al beso y a la mirada 

y empezó a gritar, resuelta en gloria 

y en un santiamén miles de miras de las dos oficinas 

se hicieron manifestación en la tarde 

y como era de suponer se terminó la fiesta.



martes, 19 de marzo de 2013

Prisionero



¿Cómo será la idiosincrasia de un prisionero?,

¿será te amo, me duele el odio, tengo miedo?

¿Cómo será la cara de un prisionero?,

¿le dolerá en los azules de los cielos?

¿Cómo serán las sonrisas de un prisionero?,

¿abiertas, francas, o mentirosas?

¿Sonreirán los prisioneros?,

¿cuándo el ayer te reclama cuesta sonreír?

¿Cuán lejos quedará  la reja para un prisionero?,

¿la distancia es sólo una medida del alma? 

¿Cuán negras serán  las rejas de un prisionero?,

¿serán negras?

¿Cómo huelen las prisiones de los prisioneros?,

¿olerán a brazo extendido, a comida rica, a beso en tu piel?

¿Hace frío en las prisiones de los prisioneros ?,

¿sólo cuando ella no está?

¿La piel parece explotar por la cantidad de cielos

que quieren salir del interior de los prisioneros ?,

¿salir y ser vos , ser sueños y utopías? 

¿Se escucharan los gritos de los  prisioneros en el grito mismo ?,

¿qué clase de grito gritará?

¿Se ven las sombras en la prisión?,

¿o sólo la sombra esta en vos?

¿Podrán sentir el olor al río desde la prisión?

¿Sabrá distinguir un prisionero a otro prisionero ?

¿Me dirías dónde están las llaves ?

Gracias.




lunes, 18 de marzo de 2013

Los albañiles



El verano llego de golpe

y vos abrigándote el cielo,

gritaron en la madrugada

pero vos ya dormías,

soñabas que mañana era el día

y te comió el hoy furioso,

acumulabas soles sin darte cuenta

que el amanecer usaba solo uno,

sin atreverte jamás a tocar el timbre

la vida se mudó de casa,

pensaste en gritar su nombre

y la voz se te quebró en dos,

el libreto no sabia de mutis

sin embargo el foro se lleno de vos,

pensabas en como sería su boca

siempre pensar.

Hasta que llegó una tarde,

una fatídica tarde

en la que vinieron ellos,

atapialaron tus emociones

y te quedaste adentro.



domingo, 17 de marzo de 2013

Hoy



                                                                                                          a una prostituta


Hoy me tocó no verte,

no mirarte, no sentirte,

no jugar los juegos que tu hiel seduce.

Hoy me tocó tener que tocarte en mis sueños,

en mis vísceras de cristal,

en las enmarañadas fuentes de tu melancolía

y en la alegría derramada por los ilusorios

caminos que adoran tus pasos,

tu viaje sin final, ni gloria,

ni viaje,

ni letanía perdiéndose naranja en tu horizonte

de pestañas llenas de rímel y noches oscuras.

Hoy me tocó ser parte de tu perfume

desprendiéndose lentamente de tu piel

y palpando los adioses que tus poros exhalan.

Hoy me tocó ser uno más de tu despedida.



sábado, 16 de marzo de 2013

Viniste

 

Junto al primer frío de un nuevo invierno

un nuevo despertar

un nuevo soliloquio del arrebato del alma

un te quiero adivinado en las alas de una mariposa

una copa de vino en la noche

y en tu vigilia
 
un color a atardecer impregnado en el pelo

y la piel erizándose en la música de tu desnudez.

Viniste con los ojos llenos de margaritas y de inviernos

del aroma a siempre de las tardes que tienen tus pasos

y tus silencios llenos de mis silencios.

Un recuerdo petrificando un instante elegido al azar

en el medio de un parpadeo de tu memoria

resucita y cobija el alma.

Viniste todas las tardes de mi día

a la tarde,

a la madrugada

a los espasmos de la locura

a la noche agria, de color oscuro.

Viniste atolondrada de verano y de música,

de altares llenaste el cuarto

y las ilusiones las dibujaste entre abril y noche 

viniste y simplemente

nunca lo supiste.






viernes, 15 de marzo de 2013

Cruzando la calle




Cruzando la calle,

el empedrado y un paso más,

la hilera de voces que te llaman día a día

que se van acomodando en mi pecho

como para no callarse nunca más

no callarse y seguir faltándome el respeto

cuando las reprendo por hablar todas juntas.

Cruzando la calle, la promesa de tocar tus adioses

pausados y llenos de incertidumbre

de no certeza de adiós

de tu mirada dibujándolos en la ansiedad

de la futura pausa de tu cuerpo.

Cruzando la calle, el olor a olvido

que carcome la nariz de los que se levantan

amando el sudor que los empapa inventando mañanas.

Cruzando la calle, la fiebre

la certeza que tenían tus manos cuando acariciaban

cuando desabrochaban mi camisa.

Cruzando la calle, la ignota bailarina clásica cuyo único vestuario

era los zapatos de punta y el perfume a sexo de la noche anterior.

Cruzando la calle, el allá, ese lugar del que no sé nada

del que abrazado a tu desnudez

recorría las tardes en sueños que se dibujaban

del otro lado de la ventana.

Cruzando la calle

y sin pudores ahí estás

parada y

esperándome.




jueves, 14 de marzo de 2013

Puesta de amor



Días de furia sobre tus ojos

cabalgando piedades y sexo,

resacas de amores favorecidos por el vértigo

con que tus muslos soñaban ocres despedidas

sobrevuelan las sombras de tu mente.

Las llaves de historias desvencijadas te pesan en la cadena

que adorna y doblega

tu cuello y tu mirada.

Un silencio mortuorio como cerrar los ojos

llora la última hora en la tarde

y se amamanta de crepúsculo en tus pechos.




miércoles, 13 de marzo de 2013

Tristes





                                                                                                  a Miguel Hernández



Tristes tardes

el ayer perfumado

de vanidad domina mi hoy.

Tristes horas

se catapulta la risa

en cada media lágrima de ilusión.

Tristes ojos

que en las miradas

se desdibujan en  vida y piedad.

Tristes de toda tristeza

desconsolados los pesares

de la juventud se hacen amargura en la pena.

Tristes músicas

que sin querer cantar

desafinan llenas de vergüenza y dolor.

Olores tristes

rezan oraciones tristes

dedicadas a mujeres tristes

desnudas en tristeza

con la tristeza que obliga la nada,

que sueñan los finales de obra,

las hienas de las almas vecinas.

Tristes que no se saben tristes,

tristes lágrimas cayendo del estribillo

de una triste canción.

Tristes, tristes,tristes,tristes



martes, 12 de marzo de 2013

Hoy no llueve




Hoy no llueve

hoy no vino a mí

hoy no despertó en los labios

la incertidumbre del hambre

hoy no me acarició la espalda buscando

destino en la mirada y en mi mirada

hoy no vino de amarillo

hoy no soñó con berretines de chiqué

ni con la vida desnudándola

hoy no se hizo fuego en el instante de soñar

y no lloró lo que tenía que llorar

hoy no acomodó las cortinas del día

ni retrasó el mañana con un beso

hoy no jugó a ser metáfora en la almohada de Dios

hoy no se puso mi camisa, ni mi soledad

hoy no me dijo chau entre dos margaritas y un beso.

Hoy no llueve

tampoco vino.



lunes, 11 de marzo de 2013

Entre flores y muselina




Entre flores y muselina

voló la idea de mujer que viniste a mostrarme,

sobreviviente de acróbatas y trampolines

tu beso se hizo lábil mariposa en mi boca,

recorrió la desnudez de la tarde y

el aroma de la transparencia

fundó largas horas de un imperio de cronos,

en un paraíso que creía olvidado y

en el cálido hueco de tu abrazo

la fe y los milagros se emborracharon de Dios.

Supieron las palomas de tu piel

como hacer nido en mi cuerpo y

la levedad de un alma confundida

entre flores y muselina

rescató la vertiginosidad de la vida.



domingo, 10 de marzo de 2013

El dolor



A contramano del dolor, vino anoche tu imagen

a decirme que también el mañana necesita

el hambre que cobija el pan de tus silencios.

A contramano del dolor, vino anoche el frío

que se acurruco en mi cama terriblemente acongojado

por los latidos que no mintió tu corazón.

A contramano del dolor, vinieron anoche los diálogos

en donde discutimos la revolución y como cocinar los calamares.

A contramano del dolor, vino anoche una canción

que de tanto ser canción pensó sacarse el camisón

y desnudarse de vos.

A contramano del dolor, vino anoche tu calor y

me agarró la mano y se acarició tu sexo.

A contramano del dolor, vino anoche tu sonrisa y entre

carcajada y carcajada me arrebató el mal humor.

A contramano del dolor, vinieron anoche tus labios

y tejieron fábulas en mi pecho.

A contramano del dolor, llego la mañana

y el día iluminó la ilusión e irremediablemente

otra vez el dolor.



sábado, 9 de marzo de 2013

La visita



De algún modo vengo a decirte que hoy también salió el sol

y se hizo luz en la mañana detrás del caminito de sauces

y arrebatados de cielo los pájaros sueñan con volver,

sueñan con serenatas en  la ventana del monte,

del monte y de la fugacidad de esos ojos en tu lecho.

Sueñan que un mañana transformada en blanco vestido

te dibujes canción en el medio de la tragedia.

Ya no cuelgan guitarras de tu pelo

y no tengo que esquivar duendes para llegar a vos,

no es fácil tener que dejar que las brasas se

consuman en tu eternidad y mi fuego.

Cansados de tiempo tus ojos sé que buscan el afuera

el pedazo de cielo que te niega

que te niega y se esconde en el destello de la lágrima.

Tus manos claman aire, tierra, un minuto de vos

del vos que ensayabas cuando eras vos y voz

y canto, y sueños y vida.

De algún modo vengo a decirte que hoy también salió en sol


viernes, 8 de marzo de 2013

La noche



Llega la noche caminando por el borde de las despedidas,

por los adioses dichos entre espasmos,

por el borde de tu cara sin caerse

en las profundidades de tus emociones.

Llega la noche a la noche,

a la noche que maldice los colores al no verlos,

no sabe si existen, igual los sueña entre danzas,

en los iris de la mujer que anoche soñó con la noche y

con la concupiscencia de los cuerpos que hacían

pedacitos de días a las cuatro de la mañana.

Llega la noche sin pedir permiso,

sin haber sido crepúsculo en tu cuerpo,

llega la noche y no sé si la espero,

ya no sé si la quiero.

Llega la noche y me habla

y me canta

y me miente tus abrazos, tus caricias.

Llega la noche y se mete en mi angustia

sin siquiera saludar.




jueves, 7 de marzo de 2013

El mar en ella



La saliente del mar rompía en mi boca tarde a tarde,

sal y llamados acudían presurosos al encuentro y

lloraban vuelos de gaviotas en mi cien.

La arena esquivaba sus pies heridos de atardeceres

que sangraban en soles que dormían en el agua y

lujuriosas caracolas hacían de su cuerpo, fulgurante destino.

Una brisa a cuerpo y ternura configuraba su huella y

la hacía memoria en los ojos angustiados de la noche

que temía, que una vez que me abrazara, se hiciera día en

el medio de vivir.




miércoles, 6 de marzo de 2013

Le gustaba





Le gustaban los viajes al espacio

las mariposas huyendo de los frascos y los alfileres,

le gustaban las cosquillas en la panza

las risas de la abuela y

el canto acaparando corcheas en sus pechos

mientras cantaba viejas melodías de blanco despertar,

le gustaba caminar por el parque

cuando yo dormía en sus sueños,

ser la gota que rebalsa el vaso

la violencia del acallado gemir,

le gustaba que el viento se revolcara en su pollera y

que yo creyera que el mañana había llegado,

le gustaba que la risa le sembrara los labios

que la llevara a cenar a la puerta de mi casa y

cuando los pajaritos se reflejaban en la nubes del otoño

besar la tarde con fogosos besos en los cielos,

le gustaba el color rojo en las uñas y en las banderas,

le gustaba abrazar su nombre con las cascaritas de pan de la mañana y

perseguir los gorriones en el patio y en mi pelo,

le gustaba sentir los olores del crepúsculo dentro de una nuez

soñar, sí, soñar le gustaba y

comer pizzas con la mano la hacía feliz,

todo eso le gustaba en cada instante de luz

que la defendía de la noche cerrada

y como si fuera poco  

le gustaba que me guste.




martes, 5 de marzo de 2013

La vereda



Seducidos , titubeantes, y con bastón

pasaban los días,

con el pubis lleno de amaneceres y rosas en el pelo

pasaron sus quince años por la vereda,

vino el perro que seguía el carro

y descansó el instante del hambre que su dueño arrastraba,

mientras la avaricia de ellos compraba látigos en la vereda y

tu corazón se estremecía salpicando sus pesares entre la multitud.

Las preguntas dibujaban abismos en las ruedas de los coches

y el sol derretía las esperanzas puestas en la lluvia,

que presagiaban las nubes que anoche llegaron cargadas

de sombra desde tu pasado.

Mientras el pueblo danzaba en rituales que no inventó,

las marionetas del saber encendieron el fuego y

lucharon por que no se sepa el  nombre de ella,

que está debajo de las baldosas de la vereda

y que llora rebelión en su vestido

y viene cada noche

a resucitar las canciones que soñábamos las tarde de julio.



lunes, 4 de marzo de 2013

Amor proletario



Soñábamos futuro mientras nos lavábamos las manos,

caía el agua como caía la tarde, como caía la fatiga del día,

como pidiendo disculpas por herir las huellas del trabajo,

las huellas del trabajo y de la memoria de tu mejilla,

caía el agua como pagana bendición de tu amor

agua que tenia en su interior el conocimiento de tu piel,

el perfume a mañanas que traías todos los días al llegar,

la expresión de tu cara al ver que como cada mañana

esa mañana el agua era fría.

El agua que sabía de la vida casi tanto como de la inundación

que dejo la fábrica una semana sin trabajo y sin vos,

la fábrica acunaba la sirena que soñaba verte pasar la puerta.

Soñábamos futuro mientras nos lavábamos las manos,

soñábamos con el tiempo, con poder rescatar las noches

sin miedo a que sean de pronto mañana,

soñábamos con ese instante en que cruzaríamos a la vida y

caminaríamos la libertad de los pasos

que te daba de regalo la vereda y

que imaginábamos alas en el beso primero

del camino de regreso a casa.



  

domingo, 3 de marzo de 2013

Cuántas




Cuántas poesías se pergeñaron en noches como estas,

cuántas melancolías fueron a ser frazadas

de tu cuerpo hambriento de calor,

cuántos gatos se habrán maullado

como maúlla el mío a la ventana cerrada de vos.

A tus gobiernos de azúcar y preguntas,

a tus glorias de papel de diario,

cuántas ventanas se cerraron una mañana de enero,

cuántos bandoneones musicalizaron tus pechos desnudos

en noches como éstas , llenas de luna y sudor,

noches que recién ahora se saben noche,

al darse cuenta como era tu luz,

noches que se guarda bajo la manga

una sonrisa tuya y otra parecida a vos,

cuatro canciones y los diálogos mezclados

del ultimo libro que soñaste ayer

corren ansiosos por las habitaciones que imaginaste

desnuda en mi habitación,

desnuda de cielo y papel maché,

con una carcajada dibujada con

membrillo en el medio de la panza y

un ángel solitario volando en tu sexo.

Cuántas persianas se violaron una noche como esta

malgastada de tanto gastarse en recuerdos,

la noche creció hasta casi hacerse vieja y

la ciudad trajo a mis ojos su desnuda luz de amanecer.



sábado, 2 de marzo de 2013

Entre soledades





Entre soledades , las tonadas se fueron filtrando,

las tonadas y los azules de frío y silencio.

Las soledades, las penas y

un violín machadito con tu perfume

esperan del otro lado del alma.

Sueñan regresos,

vértices del tiempo

donde descansar la angustia de no ser,

estar transparentes de misericordia y

bailar la pena que vuela a tu pelo

conjurando el perdón.

La agonía de tu cuerpo

que se desangra de tanto ser pensado,

se entrega al recuerdo como lo hacia

a mí en las largas tarde de invierno.

Un beso se miente espinas y

tiembla en la verdad de tus ojos y

en la generosidad de la lluvia que

desnudó tu imagen de melancolía y

la pego a tu piel

en azares diminutos de limón

y ternura.




viernes, 1 de marzo de 2013

La revolución




Ella viene y me cuenta.

Él viene y me cuenta y me mira.

Ellos vienen y me cuentan y me miran y me escuchan.

La vecina del cuarto me toca el timbre y me cuenta, y me mira y me escucha y sueña.

Los chicos que juegan en la vereda cuando sienten mis pasos vienen y

me cuentan y me miran y me escuchan y sueñan y le toman la mano al sol para ir a jugar a la pelota.

El loco de la otra cuadra como todas las tardes

viene y me cuenta y me mira y me escucha y sueña y le toma la mano al sol y

se ríe de los payasos que visitan mi mente.

La revolución suena a lo lejos pero es un eco el que viene

y me cuenta y me mira y me escucha y sueña y le toma la mano al sol y se ríe de los payasos que visitan mi mente

y vive fulgurosa en los rostros de los caídos,

de ella, de él, de ellos, de la vecina, de los chicos, del loco y

de mí.





ESTAS SON LAS POESÍAS MÁS LEÍDAS, TE INVITO A QUE LES DES UN VISTAZO

Mas populares